Se Necesitan Verdaderos Soldados

PARTE 5: SE NECESITAN VERDADEROS SOLDADOS.

Para ingresar a cualquier ejército de una nación, primero el aspirante deberá ser probado y aprobado. Tendrá que presentar una serie de requisitos mínimos, exigidos para poder realizar con éxito la tarea que le espera; tendrá que someterse a rigurosos exámenes físicos, intelectuales, psicológicos, conocimientos en general; aun sus antecedentes civiles serán todos examinados. Después de pasar por un exhaustivo proceso, se sabrá si está capacitado o no, para alistarse. Muchos de los que ingresan, no logran pasar las pruebas.

De la misma manera, para poder integrarse a los diversos grupos de servicios en la iglesia, (esto es para servir en el ministerio), los soldados aspirantes deberán ser probados y aprobados. Cada cual tiene sus dones espirituales y talentos de parte de Dios, que serán usados para el provecho y edificación del Cuerpo de Cristo. La persona debe estar dispuesta a pasar por las pruebas, someterse a las diferentes disciplinas, y esforzarse en ser fiel en la tarea o sector que le ha sido encomendado.

A veces no estamos sirviendo en el puesto que nos gustaría, o en aquel lugar especial donde sabemos que Dios nos ha llamado; pero eso es parte del proceso del crecimiento y aprendizaje. Dios tiene un tiempo para cada persona. En el momento correcto, cada miembro será puesto en el lugar que le corresponde, para el perfecto funcionamiento del Cuerpo de Cristo.

 

PARTE 6: SOLDADOS DE JESUCRISTO.

 

Un Soldado de Jesucristo es alguien que:

– está dispuesto a poner su vida propia en riesgos de todo tipo, incluso riesgos de vida, por amor a Cristo quien lo salvó, por amor al mensaje del evangelio, por amor a las almas.

– vive en SANTIFICACIÓN permanente.

 

– no peca, y si cae en pecado se arrepiente inmediatamente.

 

– deja todo y todos por seguir a Cristo.

– recibe de brazos abiertos lo que Dios le da, aunque en el momento no le guste.

– se abstiene de todo aquello que desagrada a Dios.

– recibe toda la disciplina que sus líderes le imponen.

– cumple todas las tareas que se le asignan.

– hace sacrificios espirituales y carnales con gozo.

– no se detiene ante ningún tipo de argumento.

 

– reconoce que su vida no es suya, sino de Dios.

– no toma decisiones sobre sí mismo, hace lo que Dios manda.

– está dispuesto a todo enfrentamiento con las tinieblas, sin ningún tipo de temor.

– lucha para mantener su Salvación, con muchas resistencias y pruebas, además de luchar por la Salvación y mantenimiento de otras personas, conocidas o no.

– se dedica a una vida espiritual completa, que vive en el, y por el Espíritu de Dios.

Amén.

 

Deja tu comentario

¡Usted que Opina!

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *