El Profeta Moisés y Las Aguas Amargas de Mara

EL PROFETA MOISÉS Y LAS AGUAS AMARGAS DE MARA

 

Éxodo 15:23 Y llegaron a Mara, y no pudieron beber las aguas de Mara, porque eran amargas; por eso le pusieron el nombre de Mara. 15:24 Entonces el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Qué hemos de beber? 15:25 Y Moisés clamó a Jehová, y Jehová le mostró un árbol; y lo echó en las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí les dio estatutos y ordenanzas, y allí los probó.

Amén.

Moisés había sacado al pueblo de Israel de la esclavitud de Egipto, más de 6000 personas en ese momento se encontraban en pleno desierto caminando hacia la Tierra Prometida. Después de caminar cierto tiempo expuestos a la dureza y calor del desierto, tuvieron sed y las únicas aguas que encontraron eran tan amargas que no se podían beber. Ellos se rebelaron y murmuraron contra el siervo que los guiaba en tan grande y difícil evento, como si de él fuera la culpa de la situación.

La solución fue clamar a Dios, interceder por el pueblo. Dios indicó que debía ser colocado determinado árbol en las aguas para que éstas quedaran dulces y aptas para beber (un milagro). Las aguas se endulzaron y ellos después de saciar su sed, se sintieron confortados. Inmediatamente Dios les dio estatutos y ordenanzas para probar sus corazones, para sacar a luz qué tanto habían recibido la salvación y la provisión divina, y para dar a conocer qué tanto se habían arrepentido en sus corazones de sus malas acciones. Los que habían recibido la gracia debían ser probados y salir aprobados para poder continuar. Fueron más los que murieron en el intento que los que llegaron.

El relato bíblico es resumido, pero la extensión de las enseñanzas es extrema. Esta historia que acontece a Moisés y el pueblo de Dios en el desierto es un paralelo muy común de lo que acontece HOY en la vida de todo nuevo cristiano. Veamos algunos puntos de esta comparación:

Egipto = mundo, la carne

Israel = pueblo de Dios, hijo de Dios

Esclavitud = condenación, pecado

Desierto = dificultades, pruebas

Camino = cristiandad

Tierra prometida = vida eterna

Sed = necesidad de ayuda

Agua = espíritu

Aguas amargas = consecuencias del pecado

Aguas dulces = frutos del Espíritu Santo

Moisés = pastor

Árbol = Jesucristo

Convertir = salvación

Estatutos y ordenanzas = vida nueva

 

1- Moisés es símbolo del pastor que está guiando al pueblo en su vida diaria.

2- El Camino Nuevo es la Cristiandad por la cual alcanzamos la Vida Eterna.

3- El pueblo está aquí representado en la primera etapa de su peregrinaje, esto es, alguien que tiene poco tiempo de cristiano, poco tiempo de haber salido de la esclavitud del pecado y que ahora está en proceso de regeneración, de vida nueva.

4- El camino es difícil y el pueblo necesita ayuda para fortalecerse en la fe y no perecer en el proceso.

5- Dios les permite discernir lo amargo y gustar lo dulce por su Espíritu.

6- En cada etapa de gracia, vienen las pruebas que debemos aprobar para seguir avanzando en las bendiciones de Dios.

7- Jesucristo es el Árbol de la Vida que ofrece la sanidad y la renovación de todo nuestro ser: cuerpo-alma-espíritu.

 

Deja tu comentario

¡Usted que Opina!

Radio Conquista Internacional.

Descarga la App de Radio Conquista Internacional. Con ellas puedes escuchar nuestra transmisión en vivo. Suscribirte en nuestra página web y confirmarlo en tu correo electrónico, para que recibir las notificaciones de los últimos estudios bíblicos y la noticia del  momento.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *