El Respaldo de Dios

El Respaldo de Dios

La palabra “respaldo” según el diccionario de la lengua española, significa: «parte de la silla en que se apoya la espalda, esto es, aquello en lo cual nos apoyamos para estar afirmados y para no caer, descanso de la espalda.» Esta práctica definición explica cómo funciona el Respaldo de Dios en nuestras vidas de cristianos. Respaldarnos en Dios es “apoyarnos en él para estar firmes y no caer”, «descansar en él». Cuando Dios nos “respalda” estamos firmes y no caemos, podemos sentirnos tranquilos y vivir confiados. Saber que tenemos el Respaldo de Dios es vivir por la FE (Romanos 1:17) pues sabemos y CREEMOS que él está en el control de nuestras vidas y todo lo que sucede (Romanos 8:28).

Tener el Respaldo de Dios significa:

– tener su fortaleza y su poder en nuestras batallas (Efesios 3:16),

– tener su poder y autoridad contra el enemigo (Lucas 9:1),

– tener su dirección y su advertencia en todo asunto (Isaías 11:2),

– que el enemigo no nos tomará de sorpresa (Marcos 14:38),

– estar atentos y avisados de toda artimaña (1ºPedro 5:8),

– que no hay error en las estrategias de batalla (Efesios 5:17),

– estar firmes cuando nos golpean con fuerza (Efesios 6:10),

– tener ánimo para perseverar y permanecer (Lucas 8:15),

– tener su presencia viva y eficaz, (Hebreos 4:12)

– el Espíritu Santo en nosotros (dentro,1ºJuan 4:13),

– el Espíritu Santo con nosotros (alrededor, Zacarías 9:8).

Entonces, luego de la Cobertura, lo segundo que tenemos que tener muy seguro es su Respaldo. Si vamos a la batalla o efectuamos cualquier acción en el nombre de Jesús sin el Respaldo de Dios, significa que hacemos algo que Dios NO aprueba, que NO lo consultamos a él primero, que NO está en el diseño ni en la estrategia que Dios desea, estamos haciendo las cosas a nuestra manera.

Aún cuando estamos bajo la Cobertura espiritual de nuestros pastores y líderes, si Dios no lo aprueba, no lo hará. Porque una cosa es la Cobertura y otra es el Respaldo. Puedo tener la Cobertura y no tener Respaldo. Si no tengo Cobertura tampoco tendré Respaldo. Muchos llegan a creer que estar protegidos por un pastor les da privilegios espirituales, eso es equivocado.

Podemos tener la Cobertura de un hombre pero no significa tener el Respaldo de Dios. Si estamos haciendo tareas impuestas por hombres sin el Respaldo de Dios, posiblemente estaremos actuando con otros espíritus que no es el Espíritu Santo. (Mateo 7:23)

Esto también es un grave error pues, Dios mismo permitirá que seamos vencidos y humillados ante las tinieblas y ante las personas que se oponen a nosotros, para que aprendamos a no ser vanagloriosos ni apoyarnos en nuestra propia prudencia. Si vamos a hacer algo en el nombre de Jesús, tenemos que estar seguros que él nos aprueba y nos respalda siempre.

Deja tu comentario

¡Usted que Opina!

Radio Conquista Internacional.

Descarga la App de Radio Conquista Internacional. Con ellas puedes escuchar nuestra transmisión en vivo. Suscribirte en nuestra página web y confirmarlo en tu correo electrónico, para que recibir las notificaciones de los últimos estudios bíblicos y la noticia del  momento.

 

Compartir

1 comentario en “El Respaldo de Dios”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *