Discernimiento Percepción y Entendimiento

DISCERNIMIENTO (PERCEPCIÓN – ENTENDIMIENTO) 04-04-2019

Hebreos 5:13 Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es NIÑO; 5:14 pero el alimento sólido es para los que han alcanzado MADUREZ, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el DISCERNIMIENTO del BIEN y del MAL.

 

La Biblia enseña que un cristiano sin discernimiento es como un niño: no sabe que es bueno y que es malo, no sabe si algo está bien o si algo está mal, también no sabe lo que hace, no sabe lo que dice, no sabe decidir, no sabe resolver problemas, no sabe defenderse, no tiene responsabilidad, es ingenuo… el discernimiento del bien y del mal es una virtud relacionada al grado de madurez espiritual.

 

De la misma manera que un niño recibe día a día el alimento y la enseñanza que necesita (según su edad y capacidad de percepción de la vida y del mundo que lo rodea) para poder crecer sano y desarrollar todas sus facultades físicas y psicológicas, así también el nuevo cristiano recibirá el alimento y la enseñanza necesaria para su crecimiento espiritual y ministerial en cada etapa de su proceso, esto es el camino hacia la madurez que le permitirá cada vez mayor percepción y entendimiento del mundo físico y espiritual que lo rodea.

 

Un cristiano con discernimiento es alguien que:

– no cae en engaños y tentaciones, pues percibe cuando el enemigo le tiende una trampa o cuando es su propia debilidad y deseo que lo quieren provocar a pecar.

– sabe bien cuando es Dios quien le habla y cuando es el diablo.

– sabe decidir qué es lo mejor que debe hacer.

– no se deja llevar por la opinión de los demás porque tienes los principios y conceptos bíblicos bien claros.

– sabe dar consejos porque entiende la profundidad de los problemas.

– puede descifrar misterios e interpretar sueños porque entiende lo que ve, porque tiene revelación en el espíritu.

– no espera que otro le de una palabra o le digan alguna profecía, porque el Espíritu Santo le habla personalmente y le guía.

– puede recibir los dones espirituales que Dios le tiene reservados porque sabe usarlos bien.

– puede ser indicado para un cargo porque demuestra responsabilidad e inspira confianza.

– es obediente al mandamiento y se sujeta a la disciplina, nunca actúa como le parece sino como le enseñan.

– está predispuesto a crecer en su llamado al ministerio y colaborar con el crecimiento de la iglesia.

– es alguien que confía plenamente en Dios y está completamente seguro de su salvación.

Deja tu comentario

¡Usted que Opina!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *